¡Hay un oso en mi silla!

¡Hay un oso en mi silla!
¡Hay un oso en mi silla!
¡Hay un oso en mi silla!

¡Hay un oso en mi silla!

  • 15,00 €
  • Disponibilidad
  • En stock

¡Pobre Ratón! Un oso se ha sentado en su silla favorita, y los dos no caben. Ratón emplea todo tipo de tácticas para echar al molesto Oso, pero no funciona nada. Cuando Ratón se marcha, Oso se levanta y se va a casa. Pero ¿qué es eso? ¿Hay un ratón en casa de Oso?

 

Ross Collins

ISBN: 978-84-18219-05-4

24 páginas (cardboard)

 

  • -
    +

Descripción

¡Pobre Ratón! Un oso se ha sentado en su silla favorita, y los dos no caben. Ratón emplea todo tipo de tácticas para echar al molesto Oso, pero no funciona nada. Cuando Ratón se marcha, Oso se levanta y se va a casa. Pero ¿qué es eso? ¿Hay un ratón en casa de Oso?

Descripción

La historia rimada de Collins (autor de The Elephantom) es un divertido retrato de la rabia que se apodera de nosotros cuando nos sentimos impotentes y nos enseña lo que pasa cuando un problema es tan grande que somos incapaces de resolverlo… Los dibujos de Collins arrancan carcajadas con sus trazos largos y firmes y sus ingeniosos detalles (las puntas plateadas del cuello de la camisa de Elvis que luce el oso), y sus versos chispeantes recuerdan a los clásicos infantiles.

--Publishers Weekly (reseña destacada)

 

Las ilustraciones a lápiz y digitales de Collins están completamente integradas en el texto, de modo que amplían y mejoran la historia con un humor desmesurado y un expresivo lenguaje corporal. El ratón sale de una caja (en ropa interior), ofrece una jugosa pera, lanza una mirada asesina desde lo alto de una escalera y mucho más. El oso está a la altura de estas simpáticas payasadas leyendo un periódico, imitando a Elvis Presley, echando una siesta o mirando su móvil. Humor desternillante para reírse a carcajadas.

--Kirkus Reviews

Descripción

Ross Collins se graduó en la Glasgow School of Art y ha ilustrado más de cien libros para niños, además de escribir unos cuantos. Vive en Escocia, donde le gusta pasear por las cañadas con su perro, Hugo, que es idiota, y su pareja, Jacqui, que no lo es.

Comentarios

Deja tu comentario